"La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano." - Nietzsche.
   
  REVISTA CULTURAL DE SAENZ PEŅA
 

 

LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes Yo no sé!

Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,

la resaca de todo lo sufrido

se empozara en el alma Yo no sé!

Son pocos; pero son Abren zanjas oscuras

en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.

Serán talvez los potros de bárbaros atilas;

o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,

de alguna fe adorable que el Destino blasfema.

Esos golpes sangrientos son las crepitaciones

de algún pan que en la puerta del horno se nos quema

Y el hombre Pobre pobre! Vuelve los ojos, como

cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;

vuelve los ojos locos, y todo lo vivido

se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes Yo no sé!

 

PLAFONES AGILES

 

DESHOJACION SAGRADA

Luna! Corona de una testa inmensa,

que te vas deshojando en sombras gualdas!

Roja corona de un Jesús que piensa

trágicamente dulce de esmeraldas!

Luna! Alocado corazón celeste

¿por qué bogas así, dentro de copa

llena de vino azul, hacia el oeste,

cual derrotada y dolorida popa?

Luna! Y a fuerza de volar en vano,

te holocaustas en ópalos dispersos:

tú eres talvez mi corazón gitano

que vaga en el azul llorando versos!...

CESAR VALLEJOS
Ella, Sáenz Peña

 

 

 

Como no quererla.

Como separarse después de tantos años.

Como resistir a su embrujo.

Como no odiarla.

 

 

Me amodorra, el olor a tierra mojada.

Me embriaga, el hedor del tanino del quebracho.

Me sofoca, sus polvorientas calles.

Me despierta, el aroma del maduro capullo de algodón.

 

 

El ruido del viento norte, me agrada.

La algarabía de tu gente.

El trajinar de los braceros.

La bulla del estudiante hacia el futuro.

 

 

Me hechiza su intenso calor.

La ventisca golpeando mi tez, como apurada.

El sol cambiando el color de mi piel.

Sus salobres aguas bienaventuradas, curando mis huesos.

 

 

El verde follaje de tu selva descansa mi alma.

La perfecta perspectiva de los surcos de tus campos sembrados.

El dorado color del sol floreciendo en el horizonte.

Los matices disímiles de tu gente.

 

 

La garganta agraciada con los mates del alba.

La lengua premiada con el sabor del pan casero.

El gargüero agradecido con la fuerte aloja.

El gustillo del asado compartido con amigos.

 

Como dejar mi lugar en el mundo,

si esta es mi tierra, que fue de pueblo a ciudad,

de infierno a paraíso, de sueños simultáneos con el

aborigen, de acentos compartidos con otras tradiciones;

de una tierra que sacude nuestros sentidos.

 

Ernesto Luque
MELANCOLIA DE ABRIL

(para sabri)

 

 

 

Tu sonrisa húmeda feliz

llenando todo espacio,

vaporosa sensación

que nos cubre nos transforma.

 

 

Tu entorno reflorece

utópicamente en otoño,

el universo se detiene

y suavemente vuelve a girar.

 

 

Por amor viniste al mundo

vos lo demostras,

en una simple sonrisa

en tu mirada locuaz

en el llanto oculto

en tu vergüenza o pudor.

 

 

¿como oler soledad?

si sola nunca estas.

¿Cómo perderse en el camino?

si al camino lo aclaras.

¿Cómo no creer en Dios?

si tanto amor nos das.

 

 

Una blanca paloma salia volando

y en su pico triste iba llevando

lo alegre de tu sonrisa,

sonrisa cual migaja de pan

se esparce por todo el mundo

tristeza vas terminando

con tan alegre canto.

 

 

Ernesto Luque



PALABRAS URBANAS

 

 

 

Torrente verborragico

¡Locuaz o no!

chamuyo por gsm

que es captado y guiado

por gps., mientras escucho formato jpg.

en un mp3 o tal vez un mp4.

Al caminar me acuerdo de vos

y te envío un s.m.s. con la dirección

 para que me envíes un mail,

o chatear por Messenger.

E. LUQUE

HE DECIDIDO
Hoy he decidido

ignorar simplemente las consecuencias

dolorosas del amor,

de la satisfacción y pasión del amor

y al dolor y su sufrimiento.

Solamente elijo.

 

La materia es siempre el fin,

un cuerpo, carne, sangre , piel.

He decidido el allegro al recuerdo.

Olvidar la metamorfosis de la carne

y quedarme con la volátil alma que desaparece

y fluye y vuelve a desaparecer.

 

Ya no dolor.

He decidido no lastimarme,

he decidido ignorar la presencia del dolor.

He decidido aceptar la pasión,

porque mañana será dolor.

 

Se que ellos, el dolor y el sufrimiento

se olvidaran un tiempo de mi,

me darán un descanso,

solo les pido me esperen.

Con mi alma tranquila alimentare el universo,

no se apuren he decidido que con ella allí estaré.

 

Ernesto Luque


Amo el trozo de tierra que tú eres,
porque de las praderas planetarias
otra estrella no tengo. Tú repites
la multiplicación del universo.

Tus anchos ojos son la luz que tengo
de las constelaciones derrotadas,
tu piel palpita como los caminos
que recorre en la lluvia el meteoro.

De tanta luna fueron para mí tus caderas,
de todo el sol tu boca profunda y su delicia,
de tanta luz ardiente como miel en la sombra.

Tu corazón quemado por largos rayos rojos,
y así recorro el fuego de tu forma besándote,
pequeña y planetaria, paloma y geografía.
Pablo Neruda

Gustavo A. Becquer






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 1 visitantes (9 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
"Hay un momento para todo , por eso siempre estaré aquí. Acaso mi vida sea corta necesito ser feliz, necesito compartir. Compartir mi felicidad"_E. Luque.